UGT propone el regreso de la publicidad a Televisión Española

UGT propuso ayer, dentro de su Plan Estratégico, que contiene 14 puntos, que TVE pueda volver a acceder al mercado publicitario, «con limitaciones semejantes a las del modelo francés de financiación». El sindicato apuesta, además, por que se incluya a la corporación como «organismo de especial protección», según informa Servimedia. El documento, titulado «Un punto de partida», sugiere «establecer un mínimo de 1.200 millones de euros de presupuesto de RTVE, que debe recibir anualmente y actualizado en base al IPC». El 60% debería ser garantizado por el Gobierno y el 40% se obtendría «según la actual Ley de Financiación, a excepción de su artículo 6, que se ha demostrado claramente ineficiente».

UGT también pide reducir la presencia de políticos en los órganos de dirección y crear un Consejo de Programación y Social para «evitar que programas de productoras se firmen y mantengan en emisión en condiciones perjudiciales para RTVE». Asimismo, propone dotar al Consejo de Informativos del poder de convocatoria de una consulta para opinar sobre la idoneidad del director de Informativos. El sindicato defiende que la consulta sea vinculante.

TVE deja su programación «atada» hasta finales de año

Aunque la fecha de caducidad del consejo de administración de TVE está cada vez más próxima, su actividad no se ralentiza. El órgano gestor de TVE celebró ayer una reunión en la que dio luz verde al programa «Hora punta semanal», con Javier Cárdenas, el espacio culinario «Cena para mamá», un biopic sobre Ángel Nieto, la serie documental «Hundidos», nuevos contratos cinematográficos (Warner, Sony y Videomercury) y la compra de la ficción de animación «Dragons: Race to the edge», así como entregas adicionales de «Acacias 38», «Servir y proteger», «España directo», «La mañana», «Aquí la Tierra» y «Buenos días, buenas tardes». Así, y por lo que pueda pasar con la convulsa actualidad política y el bloqueo en la renovación de la cúpula de TVE, el órgano gestor deja un buen fondo de armario (al menos hasta diciembre) de los programas diarios que vertebran la parrilla de TVE. Sin embargo, no todos los consejeros están de acuerdo con este aluvión de nuevos contratos.

Miguel Ángel Sacaluga, propuesto por el PSOE, reivindica que las adquisiciones atan a un futuro ejecutivo. «Muchos contratos no son necesarios ni urgentes. Hemos firmado por una cifra muy superior a los 40 millones», afirma el directivo. En este clima de inestabilidad, José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, recordó que a partir del 22 de junio, «por imperativo legal», solo podrá ejercer sus funciones de consejero. Por este motivo, Sacaluga planteó elevar a las Cortes el procedimiento de actuación que deberán seguir a partir de esa fecha para aclarar quién y cómo debe presidir el consejo y firmar los futuros contratos, pero su propuesta no salió adelante.

Comparecencia del presidente de la Corporación RTVE en el Congreso de los Diputados "RTVE cumple escrupulosamente con el servicio público"

El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, ha destacado en su comparecencia en el Congreso que la Corporación ha cumplido en los últimos años “escrupulosamente” con el Mandato Marco, la norma que concreta el servicio público que le corresponde, y ha advertido que se ha remitido a las Cortes por primera vez en la historia bajo su presidencia. José Antonio Sánchez ha destacado que está "bastante satisfecho con lo que RTVE ha conseguido como servicio público estos últimos años, a pesar de las campañas orquestadas por algunos, que se han esforzado —sin éxito— en empañar la imagen de RTVE". Es adecuada la defensa y difusión de los valores constitucionales que realiza RTVE; adecuada la constancia y el tesón de nuestros Informativos por realizar su trabajo con profesionalidad, independencia, pluralismo, neutralidad, imparcialidad y rigor; adecuado el compromiso de RTVE con la igualdad entre hombres y mujeres; adecuado el empeño de RTVE por defender la pluralidad social; adecuada la aplicación de un modelo de gestión eficiente, además de transparente y riguroso (la Corporación ha cerrado 2017 con un resultado positivo de 25 millones de euros); y adecuada la actitud ante los desafíos tecnológico”, ha resumido.
El presidente de RTVE ha dicho en su comparecencia en el Congreso de los Diputados que el próximo día 22 de junio expirará su mandato como presidente de la Corporación RTVE, al cumplirse los seis años desde el nombramiento de su antecesor, Leopoldo González-Echenique. Sánchez sustituyó en octubre de 2014 a González-Echenique por el tiempo restante del mandato de este último. A partir de esa fecha, por imperativo legal, sólo podrá seguir ejerciendo sus funciones de Consejero, de acuerdo con lo previsto en la Ley de la radio y televisión de titularidad estatal.
En otro orden de cosas, José Antonio Sánchez se ha referido a los ingresos recibidos por RTVE en 2017 por aportaciones de los operadores de televisión y telecomunicaciones. A día de hoy, ha dicho el presidente de RTVE, “las aportaciones de las operadoras de televisión y de telecomunicaciones suponen apenas el 20% del presupuesto de RTVE, y no superan los 200 millones de euros. Esta cantidad es muy inferior a la que la corporación generaba por la emisión de la publicidad, que rondaba los 600 millones de euros anuales. También es mucho menos de la publicidad que la empresa podría generar a día de hoy”.

De negro

Columna de opinión de David Trueba en EL PAÍS

Muchos periodistas de TVE visten de negro cada viernes a modo de protesta. Reporteros, presentadores, la cara visible de la televisión pública muestra así su incomodidad por el control político de la labor informativa. Hace unos días el ministro de Hacienda resumió la posición del Gobierno sobre este asunto: Al que no le guste TVE, que cambie de canal. Ese es el descaro inmoral que rige entre los políticos españoles cuando se trata de los medios de información de propiedad pública. Los toman para sí y quien aspire a una gestión profesional, que se fastidie.

En realidad, el verbo que usan en público y privado es más elocuente: que se jodan. La secretaria de Estado de Comunicación fue grabada mientras dirigía esa frase a los jubilados que protestaban contra la presencia del presidente Rajoy en un acto. Las imágenes no fueron emitidas en la televisión pública por orden de arriba y eso ha provocado las dimisiones de dos jefes intermedios. Hace poco, en un noticiario televisivo, el presentador anunció que iban a emitir unas imágenes deleznables. Un joven propinaba un puñetazo a un mendigo y lo tumbaba contra el bordillo. El vídeo, grabado por un compinche del agresor, fue emitido en bucle. Una, dos, tres, hasta dieciséis veces pude contar. Es un hábito televisivo abusar de imágenes chocantes, pero en el caso de la alto cargo desaprensiva se ordenó ocultar el vídeo porque podía perjudicar la imagen del Gobierno. Es la anécdota que confirma la apropiación indebida de la tele pública. Sus profesionales la sostienen y prestigian gracias a la calidad personal y a una discreción elogiable, pero se sienten incómodos y piden a la ciudadanía, con gestos como el de la ropa negra, que reclame a tantos patriotas y defensores de la Constitución que apliquen idéntico rigor al trato a los medios públicos.

En un momento en el que España está pasando un examen forzado de su calidad democrática, los organismos europeos están escandalizados del uso politizado de los medios públicos entre nosotros. La reforma parlamentaria para el nombramiento del presidente de RTVE está bloqueada por el PP. En realidad, más que reformar se trata de regresar al formato que Zapatero tuvo la dignidad de establecer, basado en el acuerdo entre partidos, un milagro temporal que Rajoy se encargó de fulminar en el mismo instante en que accedió al poder, con una única estrategia de mandato: rendir los valores del derecho a la información al privilegio oportunista de dominar la línea editorial. Una degeneración del voto democrático hacia el ventajismo partidista. Negro es hoy el color de la luz.